¿Cómo cambiar sin cambiar?
On 14 noviembre, 2018 | 0 Comments

Es tan obvia y simple la respuesta a esta pregunta que no creemos que pueda ser tan fácil, entonces en cambio,  la complejizamos de tal manera que armamos todo un andamiaje intelectual para justificar una posible solución e incluso llegamos a pensar que quizás sea un kōan diseñado por un oculto maestro Zen.

¿Por qué preferimos hacer un esfuerzo ingente para negar, alterar o evitar la realidad en vez de aceptarla tal como ésta es?

Quizás porque tenemos tanto miedo de vivir y realizarnos como verdaderos seres humanos que actuamos como borregos ocultos en la manada, libres de cualquier responsabilidad individual dejando nuestras decisiones al trasegar del rebaño que no ve, oye ni entiende más que el balar aleatorio que sólo transmite confusión y desesperanza.

Pero cuál es la respuesta a como cambiar sin cambiar, pues muy simple, la respuesta es: no es posible cambiar sin cambiar real y profundamente, sin embargo, el mundo en que vivimos nos dice a cada momento que esto es posible y deseable.

Nos dicen que podemos tener éxito sin esforzarnos, que podemos adelgazar sin dejar de comer lo mismo, que podemos comprar todo lo que queramos ahora y sin dinero, que podemos ser felices sin comprender, que todo es fácil sólo hay que saber pedir, que tenemos derechos sin responsabilidades, que etc… sin etc… y así sucesivamente.

¿Cómo salir de este mundo creado para erosionar el verdadero espíritu de la naturaleza humana?  Pues cambiando y para cambiar la metodología es sencilla, el primer paso es conocerse y reconocer en que fracasamos consuetudinariamente, cuál es esa piedra con la cual tropezamos una y otra vez, definirla, aceptarla, sufrirla a conciencia y comprender que esa piedra está en nuestra parte obscura.

Después de definirla y aprehenderla podemos dar el segundo paso, que consiste en cambiarla, modificarla, removerla o quizás adaptarnos a ella, y todo lo que esto implique, ya sea dejar de lado nuestra soberbia, vanidad, orgullo, abulia, envidia, codicia, narcisismo y cuanto defecto o vicio nos posea.

Así con estos dos sencillos pasos nos liberamos del peso que nos impide avanzar en nuestro camino a la verdadera felicidad humana y la comprensión del universo y la naturaleza.